viernes, 14 de agosto de 2009

Los principios naturopáticos de Adolf Just después de 150 años de su nacimiento

La Organizacion Colegial Naturopática FENACO quiere recordar los 150 años del nacimiento de Adolf Just, Naturópata deorigen alemán, uno de los sistematizadores de la Naturopatía, exponiendo su aportación al corpus naturopaticum en el campo de los geoelementos.

Adolf Just, nació en el distrito montañoso de Harz - Alemania en 1859. El 1 de abril comenzó a funcionar el centro de naturopatía Yungborn, que fue regentado personalmente por Adolf Just durante diez años, o sea hasta el año 1906, fecha en la que se retiró a Blankeberg para continuar alli sus experiencias sobre el uso interno de la tierra.

El Método de Just se basa en:

El hombre enferma porque se ha apartado de la Naturaleza y transgrede a diario sus leyes

La naturaleza, aunque perturbada y entenebrecida por el hombre, nos anuncia, sin embargo, con lenguaje muy claro e inteligible que la salud y la felicidad fueron dadas a aquél como a todos los demás seres. De no ser así el hombre sencillamente seria una nota discordante en la eterna armonía.

En lo posible, no se piense en la enfermedad sino en la salud, procediendo siempre en conformidad con este principio. Las enfermedades son perturbaciones orgánicas atribuidas a las "materias extrañas" acumuladas en el organismo como consecuencia de las transgresiones de lo que prescribe y aconseja la Naturaleza. Los hombres tienen la morbosa manía de conocer el nombre de sus enfermedades , lo que demuestra hasta que punto están dominados por la apariencia. El nombre de la enfermedad es un sonido vacío.

Si queremos curar, debemos escuchar de nuevo la voz de la naturaleza, escoger los elementos que ella desde el principio nos ha destinado y reanudar nuestras relaciones con el agua, la luz, el aire, la tierra y el sol, según sus disposiciones originarias. La Naturaleza no entiende tanto curar las enfermedades, cuanto mantener sus criaturas sanas y vigorosas.

Para recuperar y mantener la salud hay que atemperar el calor interno y acrecentar la energía vital. Para lograr este objetivo hay que utilizar los elementos vitales: aire, sol, luz, tierra, agua, frutas, verduras y semillas, considerándolos no como remedios higiénicos o medicamentos, sino como imperiosas necesidades de las condiciones vitales del organismo.

Adolf Just murio el 20 de enero de 1936, dejando un legado metodológico y praxiológico de actual vigencia en la práctica naturopática.

Ver más en CUADERNOS DE HISTORIA DE LA NATUROPATIA